CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR

Con un poema de Antonio Machado y una reflexión inicio esta nueva etapa de mi vida tanto a nivel personal como profesional.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Cuanto sentido tienen estas palabras. Soy un/a caminante como tu, y hoy soy quien soy por mis experiencias que han marcado mi recorrido y que me llevan a vivir y a ver la vida desde ellas.

De donde vengo, lo sé; donde estoy, también; pero, adonde voy es la gran y mágica incógnita que no tengo interés en conocer, porque hoy solo me importa el instante presente, sintiendo y poniendo conciencia en cada paso, caminando por la senda que a partir de hoy estoy creando. Atrás, las huellas, el surco de mis pisadas; delante, la nada, esa nadiedad que no es más que ese vacío a partir del cual todo es posible. Y mi resolución es, simplemente esperar el movimiento de mi energía interna y seguirla allá adondequiera que me lleve.

Hoy renazco con un nuevo nombre PREM ÁDITI y comparto con vosotros desde un nuevo lugar: ÍNTIMA COMUNIÓN. Más allá de la unión de dos, emerge el Uno, de donde surgimos y el que será nuestro destino, y mientras tanto caminamos, nos relacionamos, amamos y cuando el amor se convierte en éxtasis es como un rayo de luz, cuyos destellos iluminan la senda por la que has de transitar hasta volver a casa.

ÍNTIMA COMUNIÓN es un espacio para los hombres y mujeres que deseen caminar y crecer juntos en Amor a través de la consciencia. Es un camino de conciliación, una nueva mirada pura desde el corazón.

El Camino es perfecto, como el espacio infinito donde nada falta y nada sobra

De hecho, es debido a nuestra elección
de aceptar o rechazar que no vemos
la verdadera naturaleza de las cosas.

No vivas en los enredos de las cosas externas ni en los sentimientos internos de vacío. Mantente sereno, sin hacer esfuerzos,
en la unidad de las cosas

Osho